FontanaDiseño

El rediseño de la imagen de Rex se desarrolló como respuesta a necesidades bien concretas, planteadas tempranamente por el cliente y ratificadas en los análisis preliminares: ampliar el territorio de la marca, generando un sistema gráfico que pudiera resultar inclusivo más allá del target de los pintores de oficio, pero sin dejar de considerar a ese público como el principal capital de la identidad.

Más allá de esta estrategia, fue imperativo corregir las severas deficiencias técnicas
del logo anterior, que obstaculizaban su legibilidad y su construcción en tres dimensiones en los puntos de venta urbanos, y generaban en consecuencia una pérdida significativa del reconocimiento de la marca y sus recursos.

Ver proyecto »